sustainability

LAS VENTANAS Y LAS PUERTAS SON LOS ELEMENTOS CLAVES DE CUALQUIER EDIFICIO

Contribuyendo a una vida en el interior más saludable y un impacto medioambiental reducido

calidad en el ambiente interior

La tecnología en las ventanas ha experimentado una revolución en los últimos veinte años. Utilizando una combinación de doble o triple acristalamiento relleno de gas, revestimientos de vidrio de baja emisión y mejorando térmicamente los espacios en los bordes, ahora es posible ajustar la ganancia solar, reducir la condensación, evitar fugas de aire y mejorar la comodidad de un ambiente interior. Hay tres maneras en que las ventanas y puertas contribuyen a la calidad del interior de una casa: por la cantidad de luz natural, por la efectividad de la ventilación y por la minimización de compuestos orgánicos volátiles (VOC).

luz natural

No solo contribuye a la salud de los ocupantes del hogar, sino también reduce la necesidad de iluminación eléctrica, especialmente durante el día. Se recomienda que la luz natural del interior de un hogar sea al menos del 75%. Para aumentar en el hogar la disponibilidad de la luz natural, se pueden agregar más ventanas y/o puertas de vidrio, o si el espacio lo permite, alargar ventanas existentes.

ventilación adecuada

Es esencial para la calidad del aire interior. Para garantizar la abundancia de aire fresco, los propietarios deben considerar el número, tamaño, tipo y ubicación de ventanas y puertas basandose en la orientacion y la exposicion de corrientes predominantes.

calidad del aire interior

También se ve afectado por los niveles de compuestos orgánicos volátiles (VOC) emitidos por pinturas, adhesivos y selladores inadecuados.

eficiencia energética

La mayoría de la energía entra y sale de un edificio a través de sus ventanas, lo que puede representar hasta el 30% de la pérdida de calor. Con el diseño inteligente, la innovación tecnológica y la elección de componentes energéticamente eficientes, el consumo de energía de un edificio se puede reducir significativamente. Las líneas delgadas de marcos de acero mejoran la relación entre vidrio y marco. Dado que el rendimiento térmico de las ventanas viene dictado más por la elección del vidrio aislante que por el material del marco, incluso las ventanas de acero sólido pueden demostrar que cumplen con los requisitos de conservación de energía del Reglamento de construcción. Pero para optimizar el rendimiento energético de las ventanas, la primera consideración es el diseño pasivo. La luz natural y el flujo de calor a través de una ventana se pueden controlar hasta cierto punto a través del tamaño apropiado y la orientación solar. Las ventanas más grandes tienen más posibilidades de perder o ganar calor que las ventanas más pequeñas, y las ventanas orientadas al sur dejan pasar más luz y calor que las ventanas orientadas al norte.

reciclabilidad

Las barras, varillas y tiras de acero, a partir de las cuales se forman los perfiles de acero para las ventanas, son de acero básico fundido a partir de chatarra de acero reciclado casi al 100%. Al final de su vida útil, las ventanas de acero pueden desmantelarse sistemáticamente y los marcos, herrajes y vidrio pueden reciclarse. El reciclaje de acero evita el agotamiento de los recursos no renovables y los impactos de la eliminación de residuos cuando ya no son utliles. Las credenciales “verdes” de las ventanas de acero son reconocidas por la “Guía Verde” del Building Research Establishment.

durabilidad

Uno de los atributos más importantes de un producto de construcción sostenible es cuánto tiempo durará antes de que sea necesario reemplazarlo. Si un producto necesita ser reemplazado cada 15 años, el impacto ambiental general del producto y el costo para el propietario de la casa es mucho mayor que un producto que solo necesita ser reemplazado cada 30 o incluso cada 60 años. Muchos diseños innovadores del Movimiento Moderno, edificios catalogados por encargo de los patrocinadores del Arts & Crafts Movement, monumentos cívicos de la época eduardiana y ejemplos de Art Deco del 1930, se caracterizan por ventanas de acero, que todavía están en buen estado de funcionamiento; esto demuestra la longevidad del acero cuando se le da un uso y mantenimiento adecuados. El material del marco, incluso las ventanas de acero sólido pueden demostrar el cumplimiento con los requisitos de conservación de energía del Reglamento de construcción. Pero para optimizar el rendimiento energético de las ventanas, la primera consideración es el diseño pasivo. La luz natural y el flujo de calor a través de una ventana se pueden controlar hasta cierto punto a través del tamaño apropiado y la orientación solar. Las ventanas más grandes tienen más posibilidades de perder o ganar calor que las ventanas más pequeñas, y las ventanas orientadas al sur dejan pasar más luz y calor que las ventanas orientadas al norte.