distinctive visual qualities

metales característicos

La historia del uso del acero y el bronce se remonta a muchos siglos atras, pero el enorme potencial de diseño que ofrecen, cuando se seleccionan y procesan correctamente, está apenas llegando. La fuerza incomparable del acero permite obtener ventanas y puertas muy grandes y robustas con marcos delgados. Estas características únicas, combinadas con la belleza y la sensación de las superficies metálicas naturales, dan vida a un estilo arquitectónico y una estética sin igual.

Acero laminado en caliente

Los perfiles de acero laminado en caliente son el material de enmarcado más exclusivo y auténtico para ventanas y puertas. Se han utilizado durante más de un siglo para definir el carácter y mejorar la belleza de los edificios comerciales, institucionales y residenciales. Junto a su elegancia y esbeltez, tienen una característica única, que es inherente al método de fabricación.
El proceso de laminado en caliente otorga una textura especial a los perfiles, lo que amplifica el carácter rústico y natural del acero. La cantidad de marcas de rodadura o pequeñas imperfecciones superficiales son el resultado de un ajuste preciso de las herramientas que dan forma a estos perfiles de acero. Los arquitectos a menudo se refieren a esto como “marcas de belleza”, que dan un carácter muy distinguido y calidad visual a los perfiles de acero laminado en caliente. Por lo tanto, no es una gran sorpresa que, para muchos proyectos, la ejecución “en laminado” sea un final popular. Sin embargo, recomendamos utilizar este acabado natural predominantemente para uso interno y externamente solo en áreas de clima seco con poca lluvia y un bajo porcentaje de humedad. Los marcos terminados deben protegerse con cera o aceite para evitar la oxidación. Alternativamente, se puede usar una capa transparente para sellar la superficie. Las esquinas de las ventanas y puertas hechas de perfiles de acero laminado en caliente siempre están soldadas. Dependiendo de la calidad visual deseada, las soldaduras pueden dejarse naturales o ser planas. Además, las soldaduras se pueden enfatizar cepillándolas hasta obtener un brillo plateado metálico o se pueden ennegrecer con pátinas especiales.

Acero laminado en frío

Las ventanas y puertas hechas de perfiles de acero laminado en frío generalmente se recubren con una imprimación rica en zinc y luego se recubren con uno de los muchos colores RAL en polvo o se pintan en húmedo. Aunque los perfiles de acero laminados en frío no tienen las “marcas de belleza” características del acero laminado en caliente, todavía tienen una textura muy distinguida, que a menudo se subestima.
Los perfiles de acero laminado en frío tienen una textura uniforme que se puede convertir en superficies interesantes mediante cepillado, pulido y / o ennegrecimiento. Al igual que para los perfiles naturales laminados en caliente, recomendamos utilizar estos acabados naturales cepillados predominantemente para uso interno y externamente solo en áreas de clima seco con poca lluvia y bajo porcentaje de humedad. Los marcos terminados deben protegerse siempre con cera, aceite o capa transparente para sellar la superficie. Las esquinas de las ventanas y puertas hechas de perfiles de acero laminados en frío son soldadas . Dependiendo de la calidad visual deseada, las soldaduras pueden dejarse naturales o ser planas. Además, las soldaduras se pueden enfatizar cepillándolas hasta obtener un brillo plateado metálico o se pueden ennegrecer con pátinas especiales.

Acero Cor-Ten

Una de las tendencias más interesantes en los materiales arquitectónicos de los últimos años es el aumento en el uso del acero para la intemperie, más comúnmente denominado por su nombre de marca registrada, cor-ten. Aunque el material ha existido durante décadas, ha visto un aumento en la popularidad en la última década. Originalmente utilizado en trabajos de restauración, el acero cor-ten se utiliza hoy en día en todo, desde residencias privadas, boutiques comerciales y grandes edificios institucionales. Cor-ten elimina la necesidad de pintar. El producto desarrolla una fina capa de óxido que en realidad protege las capas internas de acero de los elementos. Por lo general, los marcos de las ventanas y puertas se tratan con productos químicos para acelerar el proceso de exposición a la intemperie, ya que el proceso de envejecimiento natural podría llevar varios años antes de lograr esta textura. Las ventanas y puertas hechas de acero cor-ten son aptas para uso interno y externo. Al ser un material natural, reaccionará continuamente a la lluvia o a la alta humedad. Este fenómeno de envejecimiento también se conoce como “sangrado” y se puede contener o evitar aplicando periódicamente cera o aceite, o alternativamente sellando la superficie con una capa transparente. No recomendamos sellar con capa transparente el acero corten, sino planificar y evaluar cuidadosamente los aspectos estéticos y funcionales para que el eventual sangrado natural no se convierta en un factor que pueda dar problemas al edificio. Las esquinas de las ventanas y puertas hechas de perfiles de acero cor-ten son soldadas. Dependiendo de la calidad visual deseada, las soldaduras pueden dejarse naturales o ser planas.

Acero Inoxidable

Si bien el acero inoxidable se ha utilizado en la arquitectura, la edificación y la construcción desde la década de 1920, su popularidad y su gama de aplicaciones han seguido creciendo. Especialmente en aplicaciones visibles, como techos, revestimientos de paredes, muros cortina de vidrio, ventanas o puertas, el acero inoxidable ha demostrado ser duradero, funcional y estéticamente agradable. La contaminación en el aire (industrial o volcánica), la exposición a la sal (de costa o de deshielo), los patrones climáticos (lluvia y humedad), el diseño y la frecuencia de limpieza deben considerarse al usar el acero inoxidable. Nuestros perfiles de ventanas y puertas están hechos con la mas alta aleación de molibdeno conteniendo acero inoxidable tipo 316 / L (1.4404). Para aplicaciones externas, siempre recomendamos este acero inoxidable de tipo “marino” con un acabado de superficie pulido o cepillado liso a menos que se haga una limpieza frecuente. En los últimos años, el “acero inoxidable negro” se ha vuelto muy solicitado debido a su textura natural. Similar al bronce, este acabado se logra aplicando pátinas especiales en la superficie cepillada o granallada. Las ventanas y puertas con este acabado negro tienen un carácter muy distinguido y elegante. Los marcos terminados siempre deben estar protegidos con cera o aceite. Las esquinas de las ventanas y puertas hechas de perfiles de acero inoxidable laminados en frío son soldadas y las soldaduras son planas y pulidas. Alternativamente, en algunos sistemas las esquinas se pueden unir mecánicamente.

Bronce Arquitectónico

El bronce es uno de los metales más antiguos conocidos por el hombre desde el comienzo de la Edad del Bronce hace más de 5,000 años. Se considera un “material vivo”, sujeto a una oxidación natural o a un desgastamiento y sus colores van desde un rojo cobre que se desvanece en color amarillo dorado hasta finalizar en los diferentes tonos de los marrones clásicos. Emana una calidez difícil de combinar con otros metales.
La arquitectura contemporánea está redescubriendo el valor y la belleza de este metal noble, que fue el principal intérprete de ventanas y puertas de edificios comerciales representativos y residencias de prestigio de los siglos XVIII y XIX. Las esquinas de las ventanas y puertas hechas de perfiles de latón extruido son mayormente unidas o soldadas y las costuras de soldadura son planas. En el caso de perfiles con barrera térmica integrada, una unión mecánica es a menudo la opción preferida. Dependiendo del color y el tono que mejor se adapte al proyecto, cada ventana y puerta pasa por un proceso de pátina final para lograr un acabado envejecido único. Una cera protectora se puede aplicar a mano para evitar cambios en la pátina. Sin embargo, en algunos proyectos, el brillo dorado natural del bronce arquitectónico es la opción preferida y las superficies visibles de los marcos son pulidas o cepilladas para obtener un patrón de rayado delicado. Para evitar la oxidación, que lo convertiría en tonos marrones clásicos, se debe aplicar una capa transparente protectora.

Acero recubierto con calor

Las ventanas y puertas hechas de perfiles de acero laminado en caliente generalmente son galvanizadas por inmersión en calor, metalizadas (pulverización térmica de zinc) o recubiertas con una imprimación rica en zinc. En el caso de los perfiles de acero laminado en frío, especialmente con una barrera térmica, una imprimación rica en zinc es la solución más común.
Esto le da al acero una protección de larga duración contra la corrosión y es una base ideal para ser recubierto con uno de los muchos colores RAL en polvo o pinturas húmedas. Cuando se trata del recubrimiento de color del acero para la arquitectura contemporánea, los arquitectos y diseñadores han mostrado una preferencia por los colores más oscuros con una textura de grano o apariencia ligeramente erosionada. Las pinturas clásicas en blanco y negro a menudo se seleccionan para edificios históricos para salvaguardar el carácter original de la fachada.